Instituto de Ciencias del Mar y Limnología
Unidad Académica Mazatlán
UNAM

Página Principal Unidad Mazatlán
Historia
Servicios (Nuevo horario)
Boletines
Intercambio y/o donaciones.
Créditos
Catálogos Disponibles:
Libros
Revistas
Tesis
Memorias y Resúmenes de Congresos
Informes
Sobretiros
Producción Científica de nuestros académicos
 
Servicios Electrónicos:
Anales y Publicaciones en Línea del ICML

http://dgb.unam.mx

Catálogos de la UNAM

 


Revistas Electrónicas que edita la UNAM

Catálogo de revistas del Instituto de Biotecnología
Ligas a editoriales de Revistas Electrónicas
Revista Ciencias Marinas
Otros Sitios interesantes:
CICIMAR
CIBNOR
UABC


Biblioteca Conjunta de
Ciencias de la Tierra-UNAM

Centro de Investigación sobre Fijación de Nitrógeno. Instituto de Biotecnología Biblioteca-UNAM 
CICESE 
CINVESTAV
Instituto Mexicano de Tecnología del Agua 
Instituto de Ecología, A.C. 
Universidad Autónoma de Baja California 
ODINCARSA
Ocean Data 
and Information Network for Iocaribe and South America
Portal Oceánico
OceanPortal is a high-level directory of Ocean Data and Information related web sites

Esta biblioteca es miembro IAMSLIC desde 1996

HISTORIA

En noviembre de 1976 se creó la Estación "Mazatlán" del ICML, ante la necesidad de contar con instalaciones próximas al mar, obviamente la decisión fue tomada en base a la ubicación estratégica que ocupa Mazatlán en el plano geográfico.
En la primera fase de construcción se edificó un edificio que constaba de cuatro laboratorios, biblioteca, oficinas administrativas y la sala de acuarios para cultivos experimentales, abarcando una superficie de 700 m2 . En el período 1979-1980, se construyó un segundo edificio que incluiría 4 laboratorios adicionales, el auditorio, una aula y una área de cubículos para usos múltiples. 
El personal académico contratado a la fecha de la inauguración de las instalaciones era de 2 investigadores y 2 técnicos. 

La biblioteca de la Estación Mazatlán inició sus actividades, aunque de una manera muy limitada, en 1976. En 1983 se inició su organización formal en "biblioteca de ciencias del mar" y se fomentó el servicio bibliotecario a usuarios internos y externos. Progresivamente, se incorporaron más documentos y a partir de 1986 se emprendió la organización temática del acervo y de sus respectivos catálogos, utilizando para ello una infraestructura más adecuada. Sin embargo, se tuvo que esperar hasta 1992 para poder contar con un sistema de computación interno (un equipo adquirido en 1991, y otro en 1994 para iniciar la incorporación de la información sobre el acervo, en una base de datos). El 6 de noviembre de 1991 se decidió dar nombre a la biblioteca, por lo que se develó la placa en honor de la Dra. María Elena Caso Muñoz, quien fuera una insigne investigadora del Instituto de Ciencias del Mar y Limnología en Ciudad Universitaria y tuvo, durante su carrera académica, una particular afinidad con el personal de la Estación Mazatlán.
La importancia que tiene una biblioteca en el contexto general de la investigación y docencia no es tema de discusión. Conscientes de que en el proceso de transformación global de la Estación Mazatlán la biblioteca debe ocupar un lugar predominante, en los últimos cuatro años, se ha impulsado el desarrollo de la biblioteca "Dra. María Elena Caso Muñoz", como a continuación se observa: 

a) Ampliación de la biblioteca.- En septiembre de 1996, se logró ampliar el espacio físico en un 60%, 
y hoy se duplica este espacio.

b) Renovación y ampliación de la estantería.- El incremento progresivo del acervo había provocado una fuerte acumulación de documentos "no accesible" por falta de espacio (metros lineales de estantería). En este renglón, en 1996 se creció en un 120% y la nueva ampliación permite otro crecimiento hasta contar con casi 600 m lineales de estantería. 

c) Incremento de suscripciones.- A partir de 1998, se incrementó el número de revistas adquiridas por suscripción e intercambio de 36 a 71. 

d) Adquisición de equipo de computación.- Como parte fundamental del mecanismo de modernización de la biblioteca, se adquirieron, en el transcurso de 1997, dos nuevos equipos con CD, con lo cual se logró facilitar las consultas en bancos de datos bibliográficos (lectura de discos y "en línea") y los intercambios nacionales e internacionales. Hoy en día se cuenta con una verdadera red informática para brindar diversos servicios (véase esquema).

e) Afiliación al IAMSLIC.- A partir de 1996, la biblioteca Dra. María Elena Caso Muñoz se afilió al International Association of Aquatic and Marine Science Libraries and Information Center (IAMSLIC), organización internacional de bibliotecas en ciencias del mar. Así, se ha logrado obtener a título de donativo o de intercambio libros y ejemplares de revistas (aprox. 1,500 ejemplares a la fecha). 

f) Campaña internacional de intercambios y donativos.- Mediante anuncios en internet, en boletines informativos de diversas sociedades y vía contactos directos con otras instituciones, se inició una campaña de solicitud de intercambio (de institución a institución) y de donativos. 

Entre los resultados más sobresalientes, se realizaron acuerdos de intercambio con el "Instituto del Mar de Punta de Betín" (Colombia), el "Instituto Español de Oceanografía” (España), el "Institut Royal des Sciences Naturelles de Belgique" (Bélgica), IMARPE (Instituto del Mar de Perú), la sociedad malacólogica "Festivus", San Diego, USA, el Nansei National Fisheries Research Institute, Fisheries Agency (Japón), la Senckenbergische Naturforschendes Gesellschaft (Alemania), etc. También se formalizaron intercambios con el CICIMAR (revista "Investigaciones Marinas", actualmente "Oceanides"), La Universidad Autónoma Metropolitana (revista "Hidrobiologica") y la Universidad de Baja California (revista "Ciencias Marinas"). En cuanto a donativos, entre los más importantes, se obtuvo una colección completa de los "Proceedings of the Biological Society of Washington" por parte de la Sociedad de Biología de Washington D.C. y la colección casi completa de la revista "Canadian Journal of Fisheries and Aquatic Sciences” donado por el Laboratory of Marine Sciences de St. Andrews, Canadá. Otras series importantes de revistas como "Limnology and Oceanography", donada por un profesor del laboratorio de St Johns, Canadá, el "Journal of Experimental Marine Biology and Ecology", donada por un investigador del Museo del Condado de Los Angeles, EEUU, "The Fishery Bulletin" donado por la NOAA, e importantes series recibidas mediante el apoyo del Museo de Historia Natural de Santa Bárbara, material que ha permitido completar de manera muy significativa las revistas disponibles en el acervo. En total, incluyendo numerosos donativos de menor alcance que permitieron completar el acervo, se recibieron, en poco menos de tres años, más de 2,500 ejemplares de revistas y un número notable de libros.
La biblioteca dispone de un acervo de alrededor de 650 títulos de publicaciones periódicas (más de 17,500 ejemplares, volúmenes o números). De éstos, el 85% son revistas internacionales. Se reciben de manera sistemática 71 títulos (36 por suscripción y 35 por intercambio) y unos 270 títulos se encuentran disponibles por 5 o más años continuos. El acopio de libros relacionados con las ciencias del mar o con disciplinas afines es de 2,800; el número de tesis de licenciatura y de posgrado es de 498 y la recopilación de separatas asciende a 10,800.
Durante el último cuatrienio (1994-1998), la importancia regional de la biblioteca ha crecido de manera constante. En 1998, el total del acervo consultado fue de 3,780 documentos, lo que significa un incremento de más de 200% (en promedio) respecto al período 1993-1997. Asimismo, el número de usuarios externos pasó de menos de 200 (entre 1993 y 1997) a 1316 en 1998. En muchos casos el acceso a la biblioteca de la UNAM representa el primer contacto de los estudiantes realizando sus trabajos de tesis en la Estación Mazatlán con una biblioteca especializada en Ciencias del Mar. La biblioteca Dra. María Elena Caso Muñoz también brinda apoyo a los posgrados de otras instituciones regionales, promoviendo y fortaleciendo el intercambio de los acervos y ante todo, solucionando las carencias de material bibliográfico de otras instituciones. También se atiende a alumnos de posgrado o de licenciatura que realizan estancias cortas en la subdependencia 
En síntesis, a nivel regional,La Unidad Académica Mazatlán ha realizado también un esfuerzo notable en proporcionar documentos, muy a menudo sin costo, a las bibliotecas regionales con las cuales se mantienen contactos formales. 
En síntesis, a nivel regional, la biblioteca Dra. María Elena Caso Muñoz representa, por ahora, la mejor opción en bibliotecas especializadas en Ciencias del Mar. Los servicios a la comunidad local (25 académicos y 43 estudiantes) más la atención a usuarios externos; en promedio arrojan un saldo de 1,400 consultas al año (período 1994-1998). 
Actualmente se tienen disponibles los catálogos de libros, tesis y revistas existentes en la biblioteca, versión impresa y versión electrónica en la página web de la subdependencia http://ola.icmyl.unam.mx, y está a punto de finalizarse la captura de la información sobre los reimpresos contenidos dentro del acervo. En el sitio dedicado a la biblioteca, se encuentran los boletines mensuales de material de reciente ingreso a la biblioteca, los cuales circulan también a nivel regional en más de 30 instituciones afines al área. El objetivo más reciente es brindar a usuarios internos y externos acceso directo a búsquedas en las bases de datos del acervo de la biblioteca y bases de datos de publicaciones que maneja la UNAM, ya sea con sólo los resúmenes o con los textos completos.
Con el apoyo de CONACYT, actualmente se cuenta con infraestructura moderna que permitirá a los usuarios e instituciones interesadas en las ciencias del mar de la región el acceso a fuentes de información electrónica, a través de servicios en línea, por medio de su web y de Cd’s de información diversa. 
Una parte importantísima de la renovación de la biblioteca, es el acceso por medio de internet a las fuentes con que cuenta la Dirección General de Bibliotecas (DGB). Esta dependencia universitaria realizó análisis para conocer las bases de datos más consultadas en la UNAM, con el fin de ampliar y diversificar los servicios de información que se ofrecen a la comunidad universitaria. Como consecuencia, seleccionó diversos servicios bibliográficos digitales y se suscribieron aquellos que resultaron de mayor pertinencia, en relación con los programas y proyectos académicos de nuestra Casa de Estudios. Los criterios utilizados para evaluarlos fueron la calidad académica, la especialización de los mismos, los costos y las facilidades que ofrecen al usuario para localizar los datos requeridos. Además, se consideró a aquellos que permiten el acceso amplio e incluso ilimitado, en el caso de algunos de ellos, a la comunidad universitaria.
Lo anterior significa que los usuarios pueden consultar los datos a través de cualquier equipo de cómputo de la Universidad conectado a Internet mediante Red UNAM, aun cuando se encuentre en sitios geográficamente remotos. Estos recursos de información son el complemento ideal a los ya existentes, a la vez que propician el uso de nuevas tecnologías más ágiles y rápidas para la búsqueda de información requerida cotidianamente por los investigadores, profesores y estudiantes.
Uno de los principales problemas a los que los usuarios se enfrentan es que los creadores y editores de recursos de información en red en nuestros días, no utilizan formatos visualizadores iguales ni organizan los datos de manera normalizada. Es por ello que los servicios de revistas electrónicas varían considerablemente; mientras que algunos permiten el acceso directo a un título y la búsqueda de artículos en fascículos, al igual que en los formatos impresos, en otros casos, la información se organiza en bases de datos con múltiples accesos o en páginas web que tienen poco parecido con la revista en papel.
Por lo anterior, la DGB (http://www.dgbiblio.unam.mx) ha agrupado más de 600 títulos de revistas electrónicas en un catálogo que facilita el acceso directo. En estos sitios, el lector puede buscar un título, un tema, un editor o palabras del título.
Estas consultas directas permiten consultar, leer, imprimir o grabar sin necesidad de contar con clave y sin costo alguno, siempre y cuando sea desde un equipo de cómputo de la UNAM. Otros títulos se encuentran en proceso de instalación por parte de la DGB.
Entre los títulos disponibles, se pueden mencionar los que publican Academic Press y Springer Verlag (cerca de 300 títulos entre ambos editores) y otros tantos de muy diversas casas editoriales.
En proceso de instalación están los títulos de Elsevier, uno de los más importantes editores científicos del mundo. Se espera que cuando pueda regularizarse, más de 500 títulos de este editor sean disponibles, en la modalidad de intranet. El proceso de almacenamiento de esta información es laborioso, pero permitirá que la información quede físicamente en la UNAM, eliminando uno de los problemas que nos presenta comúnmente la revista electrónica y que consiste en no tener asegurado el acceso a la información de manera indefinida.
Los títulos de revistas electrónicas contenidos en distintas bases de datos bibliográficas que no presenta los datos de manera semejante a la que contiene la revista impresa se le considera consulta indirecta. Se tiene acceso a la información de varias de estas bases, tales como Academic Search Full Text, Health Source y otras. La información que se puede obtener en este tipo de servicios es muy variada; entre los puntos de acceso se encuentran el autor del artículo, él o los temas, la fecha de publicación, desde luego el título de la revista, el título del artículo y otros. Al recuperar información pertinente en la base de datos, el lector puede encontrar la opción de visualizar el texto completo e imprimirlo, grabarlo o enviarlo a un correo electrónico.
A pesar de los procesos actuales de digitalización de las revistas, la adquisición de nuevos títulos en forma tradicional sigue siendo importante. Como índice de este hecho, a partir del año 2000 la biblioteca recibirá 14 nuevas suscripciones, sumándose un total de 85 revistas recibidas regularmente..
Como puede apreciarse, la Biblioteca Dra. María Elena Caso Muñoz permite a los interesados en las Ciencias del Mar acceso a innumerables e invaluables fuentes de información, por medios tradicionales y electrónicos.